Cómo conseguir que un queso te transporte a los aromas de antaño

Antiguo, añejo, arraigado… Sinónimos de la palabra antaño que cada día más vamos buscando en nuestro alrededor. Como lo “vintage” o las antigüedades, hay algo que nos falta ¿verdad? El sabor de antaño

¿Será que en esta época donde todo parece pasar tan rápido buscamos acercarnos al pasado para no perder la esencia de lo que éramos? ¿Queremos encontrar en el pasado nuestra verdadera identidad? ¿Echamos de menos aquellos maravillosos años?

Nuestro paladar está en la misma situación, queremos volver a degustar los sabores que nos recuerden a la niñez, el chocolate puro para la merienda, la bollería artesanal y sobre todo los aromas de los quesos de cabra de antaño.

Recuerdos guardados en el cajón de la memoria, de las papilas gustativas y del corazón. Tiempos en el que los niños corrían libremente por la calle y donde un buen trozo de pan con queso era una auténtica delicia.

Cabras de ayer y hoy

Cabras de ayer y hoy

En Sabores de Tallante vivimos nuestro día a día como lo hacían nuestros antepasados que se ocupaban de las cabras los 365 días al año, las 24 horas al día. Más que un trabajo es una pasión, pues en la mirada de estos animales, vemos que el tiempo ha pasado pero que la calidad de la leche de cabra que nos dan sigue siendo la misma ¿No será que siguen viviendo tal y como lo hacían antes?

Como hablamos en otro post anterior sobre Murcia y sus paisajes en cada bocado, concretamente la zona donde pastan nuestras cabras murciano-granadinas sigue siendo la misma que cuando pastaban las cabras de nuestros padres y abuelos.

Estos pastos situados en la Sierra de la Muela, Cabo-Tiñoso y Roldán a tan sólo 8 km de la costa, deja que se mezcle de una forma especial el aroma del monte cartaginés con la brisa marina del Mar Mediterráneo, creando un aire único que nuestras cabras respiran y que llenan de diferentes aromas la tierra y el ambiente por donde nuestros animales pastan.

Amor en cada pedalada

No solo nos diferencia que criamos a nuestras cabras como lo hacían nuestros antepasados, nuestra forma de vida poco ha cambiado desde entonces, eso sí con alguna salvedad, nuestro queso de cabra cumple con todas las normas sanitarias que exigen las leyes actuales. Por lo que nuestra familia de queseros sabe que no es incompatible la crianza de antaño con las exigencias de hoy en día.

Lo que algo si podemos decir que ha cambiado es la forma de distribuir nuestro queso. Como bien nos recuerdan mis abuelos, ambos repartían el queso de cabra de Sabores de Tallante en bicicleta. Si como te lo digo, tal como hacen algunas compañías en las grandes ciudades europeas, el reparto se hacía en bicicleta. La diferencia es que las bicicletas no tenían la misma calidad y que para ir a Cartagena recorrían 17 km, sin marchas, casi sin frenos y por carreteras sin asfaltar. Allí entregaban a las monjas que estaban en la C/ San Miguel justo donde está ahora el Ayuntamiento de Cartagena, el queso de cabra de Sabores de Tallante.

Mi padre me contó que en uno de esos viajes por los caminos de tierra que recorría esa distancia, se cayó y se rompió un pie. Entonces uno de mis tíos tuvo que sustituirle en esa ruta de reparto. Mi padre cautivador desde niño, había dejado una huella en las monjas, que esperaban ansiosas que este joven chico de ojos brillantes y vivos les llevara ese pedacito de la montaña con una textura y sabor que las llevaba al mismísimo cielo. Durante ese tiempo, las monjas echaron de menos a Pepico, que pronto volvió a coger su ruta de reparto y llevar nuestro queso de cabra por todos los rincones de la provincia de Murcia.

En uno de esos viajes, mientras mi madre, también cabrera, guardaba las cabras de mi abuelo, mi padre vio en ella la compañera ideal para seguir con esta vida que tanto les apasionaba a ambos. Pidiéndole bien pronto matrimonio, estas dos nuevas generaciones de cabreros unieron sus lazos para seguir dando a Murcia y a todo el mundo lo mejor de ellos, un queso de cabra hecho con amor.

Ya sabes un poquito de nosotros, nuestra familia y nuestra forma de vida ¿Todavía tienes dudas de porque el queso de cabra de Sabores de Tallante tiene un aroma a antaño?

Dejar un comentario

Todos los comentarios son revisados antes de ser publicados